El Plan de Gobierno del Aprismo

13th Enero 2010 | Admin

 

Por eso, en cada elección nacional el partido ha propuesto al país programas concretos que desarrollan de manera actualizada las ideas de Haya de la Torre; y en los últimos comicios 5 millones de peruanos dieron su voto por el candidato del Aprismo y a través de éste por el programa del partido.

Se propuso la reactivación de la economía nacional afectada por la recesión y el desempleo después de 10 años de fujimorismo neoliberal, según el cual, sólo el libre mercado sin ninguna intervención del estado debe regir el país.

En su programa, Alan García propuso devolver al estado un carácter promotor y activo, y comenzar la reactivación por la agricultura con el banco agrario. Esta institución que debe crearse, al dar crédito barato y oportuno aumentaría la producción interna de alimentos frenando el gasto en importaciones. Así se impulsaría el desarrollo de las provincias agrícolas y el ingreso de los agricultores, los que con mayor capacidad de compra, se convertirían en un mercado nuevo para la industria de las ciudades que está en crisis.

La industria, paralizada y casi destruida por una política de importaciones imprudente requiere también el impulso del estado, reduciendo el interés de los créditos, reduciendo la deuda tributaria y aplicando mejor los instrumentos de regulación de las importaciones, como son por ejemplo las cuotas, que los países más ricos si utilizan para defender su producción y su empleo. Así cientos de miles de trabajadores hoy desempleados recuperarían el trabajo que perdieron. Pero al mismo tiempo, el Aprismo que lucha por la justicia social planteó reivindicar los derechos laborales como la jornada de las 8 horas, el derecho de la negociación colectiva y sobre todo, poner fin al abuso de los Services que proliferaron con el fujimorismo. Porque reestablecer la jornada de las 8 horas daría más empleo al país pues donde hoy trabajan dos personas 12 horas, podrían trabajar 3 personas 8 horas.

El Aprismo propuso además la descentralización regional y el fortalecimiento de los municipios y crear en éstos, un programa municipal de trabajo para los desempleados, que sería cualitativamente superior al programa “a trabajar” recientemente lanzado por el actual gobierno y que repite casi idénticamente el PAIT (Programa Nacional de Apoyo al Ingreso Temporal)creado en el gobierno aprista. Adicionalmente, el candidato del Aprismo planteó la defensa del ingreso de los hogares peruanos mediante una reducción negociada de las tarifas de teléfonos y la luz, una concertación con la banca para reducir los intereses que afectan los créditos del consumo, un recálculo de todas las deudas del Banco de Materiales y Enace. La reducción del precio de las medicinas, un aumento sustantivo de salarios y jubilación, y muchos otros temas sociales que el candidato del pueblo incorporó al debate electoral, hasta entonces carente de agenda.

De haberse aplicado ese programa, el país hubiera comenzado desde los primeros días de agosto un vigoroso relanzamiento del empleo, de la producción y tendría también una dirección política firme y social, un objetivo claro.

Sin embargo, a pesar de los 5 millones de votos obtenidos el partido no alcanzó la victoria para hacer un gobierno de concertación con todos los peruanos. Pero la razón de ser del Aprismo como Haya de la Torre lo dijo, no es solamente ganar una elección, sino promover desde el pueblo las iniciativas y la acción para orientar el desarrollo del país. Por eso, desde la noche de las elecciones, el partido aprista ofreció su mano extendida al nuevo gobierno para colaborar con el fortalecimiento de la democracia y la creación de empleo, y aunque esta propuesta no fue aceptada, el Aprismo mantiene su línea de lealtad democrática.

Pero su voluntad de concertar no ha sido aún correspondida por el actual gobernante, y por el contrario parece haberse impuesto al interior del régimen una actitud de soberbia y revanchismo. El Aprismo sabe que se puede ayudar al país intentando una concertación con el gobierno para la reactivación, el empleo y la justicia social. Mas si ello no es posible, porque se confunde generosidad con debilidad, el Aprismo sabe que también se ayuda al pueblo, impulsando una oposición social que demande al régimen rectificarse, cumplir sus promesas y trabajar responsablemente.

.

.

0

Aliados

Ultimas Noticias

Ultimo Tweets

ACCORDION

Publicidad

  • NOTICIAS EN LINEA

    Boletin Aprista ::>